Enero: golpes a la información política

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El registro de casos en el mes de enero de 2020 evidencia que violaciones a la libertad de expresión no son eventos aislados. El contexto actual del país hace que el ejercicio del derecho a la libre expresión sea violentado por el Estado de forma recurrente y como parte de una política en la que confluyen funcionarios, instituciones y cuerpos de seguridad.

La política estatal restrictiva utiliza diversas herramientas en momentos de alta tensión política para intimidar, agredir, censurar y detener a periodistas, ciudadanos y medios de comunicación con el fin de imponer una hegemonía.

En enero se registraron 28 casos, que se tradujeron en 110 violaciones del derecho a la libertad de expresión en Venezuela; en su mayoría para impedir la cobertura de la fuente parlamentaria, retenciones arbitrarias y censura a través de la prohibición de la difusión de información. De los 82 afectados(as), el 75% son periodistas y reporteros. Los datos revelan un incremento en el número de violaciones producto del periodo de conflictividad social y política que transita el país.

Contra el Parlamento

La Asamblea Nacional (AN) tenía previsto realizar el domingo 5 de enero, la elección de la nueva Junta Directiva en la que sería ratificado como presidente, el diputado Juan Guaidó. La jornada inició con la restricción del acceso a las principales redes sociales y las plataformas digitales desde donde los portales informativos hacen su cobertura en tiempo real. Además de impedir el ingreso de medios de comunicación y agredir físicamente a periodistas que esperaban entrar a la sede del Palacio Federal Legislativo.

El bloqueo de Internet fue denunciado por @VeSinFiltro a través de la red social Twitter, quienes advirtieron a las 9:00 am que las plataformas: YouTube, Twitter, Facebook e Instagram se encontraban bloqueadas por parte del proveedor de telefonía estatal, Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv). El observatorio de Internet detalló que se trató de un bloqueo TCP que continuó activo hasta pasadas las 11:30 am.

Los piquetes de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) estuvieron presentes en los alrededores del Palacio Legislativo impidiendo el ingreso de los medios de comunicación y periodistas que días antes fueron acreditados por la Dirección de Comunicaciones de la AN. Funcionarios del Ministerio de Comunicación e Información (Minci) y de la GNB obligaron a los periodistas a chequearse en nuevas listas, reduciendo a menos de la mitad el número de medios que podían acceder.

«Nos hicieron caminar desde La Hoyada hasta la sede del Teatro Principal donde supuestamente está la acreditación de la Guardia Nacional, aunque ya la prensa estaba acreditada por la AN» expresó Ana Rodríguez del canal internacional Univisión.

Imagen cortesía Delvalle Canelón

El abuso de poder se evidenció cuando de una lista de 300 periodistas y 60 medios de comunicación, solo reconocieron y permitieron el ingreso a menos de 50 periodistas y 30 medios. La AN como poder autónomo es quien tiene la potestad de autorizar el ingreso al Palacio, por lo que la actuación de los funcionarios es arbitraria y constituye una violación a las libertades de todos los venezolanos.

Los medios que no pudieron acceder al interior del Palacio fueron: Venezolanos por la Infomación (VPI), VOA, Univisión, Te lo Cuento News (TLCN), ABC,  NTN24, El Pitazo, Venepress, Radio Caracol Noticias (RCN), Tv Venezuela, Blu Radio, CNV24, Crónica.Uno, Telemundo 51, CNN, New York Times, VivoPlay, CapitolioTv, Impacto TDN, La Patilla, Globovisión, La Verdad de Vargas, Prensa VP, Caraota Digital, El Nacional, Prensa Unidad, El Diario, El Nuevo País, HispanoPost, ViceNews, DPA, 800 noticias,  El Venezolano TV (EVTV), AP, Tal Cual, Efecto Cocuyo, EFE y AFP.

Durante la llegada del Presidente del Parlamento, la periodista Ana Rodríguez fue empujada por una funcionaria de la PNB quien en medio de un forcejeo intentó moverla del lugar desde donde ella estaba haciendo su transmisión.

 

Mientras la actual directiva de la AN y el resto de los diputados de la oposición venezolana intentaban cruzar los tres piquetes dispuestos por la GNB para ingresar al Palacio Legislativo, los diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) junto a una fracción de diputados opositores acusados de presuntos delitos de corrupción, violando el Reglamento de Interior y de Debates de la Asamblea Nacional (Ridan) eligieron de forma ilegal a: Luis Parra, presidente; Franklin Duarte, primer vicepresidente; José Gregorio Noguera, segundo vicepresidente y Negal Morales como secretario.

Todo lo que ocurría en el hemiciclo de sesiones fue transmitido a los venezolanos a través de los celulares de los pocos periodistas que se encontraban en el sitio, durante todo el día el acceso a Internet en el Palacio estuvo bloqueado, pues se esperaba que los diputados perseguidos y los que están en el exilio votaran a través de este medio.

GNB y grupos violentos

La segunda sesión ordinaria de la AN convocada en el Palacio Federal Legislativo el 7 de enero, dejó un total de 12 periodistas violentados por funcionarios de la GNB y grupos de civiles afectos al Gobierno.

El inicio de la jornada estuvo acompañado de gritos y empujones por parte de grupos civiles armados quienes en las afueras de la AN intimidaron, golpearon y robaron a los periodistas que hacían la cobertura de la juramentación de la nueva directiva del parlamento venezolano.

En la entrada del Palacio, las agresiones físicas estuvieron a la orden de los funcionarios de la GNB quienes al momento de la entrada de los diputados que forman la nueva directiva intentaron impedir su paso a golpes y empujones. Videos difundidos a través de las redes sociales dan cuenta de los niveles de violencia con la que los funcionarios restringían no solo el paso de los diputados sino también el de los periodistas quienes hacían la cobertura del hecho.

«Funcionarios de la GNB, nos empujaron, nos llevaron incluso hasta el suelo, todo esto en medio del forcejeo porque ellos no permitían el ingreso libre de los diputados y tampoco nos dejaban salir para cubrir lo que ocurría afuera1» contó Iván Reyes de Efecto Cocuyo.

La presencia de grupos violentos en el interior del Palacio interfirió en la cobertura. A la vista de los funcionarios, amenazaban y forcejeaban con los periodistas para impedir las transmisiones. Una de las víctimas, la periodista de La Voz de América, Adriana Núñez Rabascall, contó que fue intimidada y amenazada por un sujeto no identificado mientras cubría en vivo las incidencias de la sesión2.

El corresponsal de El País, Francesco Manetto, también fue víctima de estos civiles violentos ante la mirada inmovil de la GNB. Manetto fue golpeado y robado mientras hacía cobertura a la llegada de los diputados a la sesión.  Una suerte parecida tuvo la periodista Valentina Crespo, de TV Noticias y VivoPlay, cuando entrevistaba al presidente de la AN, Juan Guaidó en la esquina de La Bolsa (cerca de la AN) y fue intimidada por una persona quien le increpó sobre el por qué estaba allí y la instó a retirarse porque “estaba diciendo cosas que no son” y “le iba a ir muy mal como a todos los periodistas”3, contó Crespo.

 

En la jornada del 15 de enero, grupos civiles armados agredieron a los equipos periodísticos que daban cobertura a la protesta que llevó a cabo el gremio docente, a propósito del día del maestro y a la sesión ordinaria de la AN que tendría lugar en el Palacio Federal Legislativo en Caracas.

Los grupos violentos atacaron con armas de fuego, perdigones, palos, botellas, bombas de excrementos y orine a la concentración de maestros que se encontraban gritando consignas exigiendo reivindicaciones laborales y la destitución del ministro para la educación, todo esto bajo la mirada impávida de los cuerpos de seguridad quienes no hicieron nada para garantizar la seguridad no solo de los manifestantes sino de los periodistas que se encontraban documentando la manifestación.

Los alrededores de la Plaza Bolívar y la sede de la AN mantienen presencia permanente de funcionarios de la GNB, PNB y otros cuerpos de seguridad, estos ignoraron el pedido de los ciudadanos quienes les pedían que hicieran algo luego de observar a estos grupos violentos actuar con total impunidad. Las agresiones no fueron solo a los maestros, periodistas y fotógrafos hacían la cobertura de la protesta también fueron intimidados, hostigados y agredidos. Luis Gonzalo Pérez, periodista de NTN24quien estaba acompañado de su camarógrafo, Ronald Pérez contó que en el sitio estaban cinco o seis medios estaba  en los alrededores de la Plaza Bolívar cuando tuvo que correr para que no lo robaran.

«Estábamos dando cobertura a la protesta de los maestros, eramos alrededor de cinco o seis medios de comunicación, dentro de los cuales puedo describir que estaba Vivo Play, Globovisión, CNVE24, Punto de Corte y NTN24. Llegaron grupos afectos al oficialismo, quienes con heces fecales y orine los esparcieron sobre todas las personas que estábamos dando cobertura: camarógrafos, reporteros y los mismos educadores, yo pude grabar el momento cuando a un reportero de CNVE24 lo golpean para robarlo mientras dábamos cobertura. Inmediatamente van contra mí y arrancamos a correr hacia la avenida, hacia arriba y un colectivo intentó agarrarme por la espalda cuando iba en la moto, no me lograron robar pero sí me agredieron»4.

Hostigamiento

El diputado de la AN, Luis Parra, acusó a la prensa de estar «al servicio de la infamia» durante una entrevista en el programa Análisis Situacional con Oscar Schemel transmitida por el canal de noticias Globovisión.

Parra enfatizó que seguirán «luchando por una prensa libre» porque a su criterio, la van a derrotar si siguen prestándose para la tergiversación y estar «al servicio de la infamia o la mentira».

 

Esto luego de que el 1ero de diciembre de 2019 el portal digital ArmandoInfo publicara una investigación que vincula a varios diputados, entre ellos a Parra, en hechos de corrupción relacionados con los Comités de Abastecimiento y Producción (CLAP). A raíz de este trabajo, el parlamentario hostigó al periodista Roberto Deniz, de quien aseguró haberse fugado del país «burlando la justicia», ignorando que todo el equipo del sitio web se exilió luego de las amenazas recibidas tras la publicación de la primera parte de este trabajo.

Otro caso de hostigamiento lo vivió el Obispo de San Felipe, Víctor Hugo Basabe, a propósito de la homilía de que éste dirigiera en la celebración del día de la Divina Pastora en Barquisimeto, estado Lara.

Nicolás Maduro, en su discurso de memoria y cuenta dirigido ante la ilegítima asamblea nacional constituyente acusó al Obispo de manipular la fe, de utilizar la homilía para «política retrógrada, reaccionaria y de derecha».  «Repudiamos y rechazamos el intento de politizar y partidizar negativamente una procesión que le pertenece al pueblo cristiano del estado Lara, respeto para el pueblo de Cristo, el día de la Divina Pastora».

En la homilía, el Obispo pidió a la Divina Pastora librar a Venezuela e instó a los fieles a unirse como pueblo «y a constituirse como muralla de resistencia pacífica delante de quienes quieren sitiarnos y hacernos perder la confianza en Dios y en un destino mejor con el uso intimidante del poder y de la fuerza».

Referencias

Entrevista telefónica realizada por Espacio Público a Iván Reyes, el 7 de enero de 2020
Entrevista telefónica realizada por Espacio Público a Adriana Núñez, el 7 de enero de 2020
Entrevista telefónica realizada por Espacio Público a Valentina Crespo, el 7 de enero de 2020
Entrevista telefónica Luis Gonzalo Pérez, 16 de enero de 2020

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.