Agosto: intimidación, censura y hostigamiento

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Agosto finalizó con la documentación de 20 casos, traducidos en 38 violaciones a la libertad de expresión. Entre las agresiones más frecuentes resaltaron: la intimidación, censura y el hostigamiento verbal.

En el octavo mes del año periodistas (50%), medios de comunicación (32%) y ciudadanía en general (7%) resultaron ser las principales víctimas; mientras que los responsables de la mayoría de los casos fueron los funcionarios, atacantes informáticos e instituciones del Estado.

Al cierre de agosto, en el año 2021 hemos contabilizado 292 violaciones a la libertad de expresión, correspondientes a 151 casos.

Primarias censuradas

El capitán Renny Franco, funcionario de la Gobernación del estado Bolívar y gerente general de Alimentos Bolívar, intimidó a la corresponsal de Crónica Uno y Correo del CaroníJhoalys Siverio; y al reportero de El PitazoCarlos Suniaga, cuando cubrían elecciones internas del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) el pasado 8 de agosto.

Ambos estaban en el centro de votación de la escuela Manuel Jara Colmenares, en el sector Vista al Sol en San Félix, para cubrir la votación del gobernador de la entidad, Justo Noguera. En el lugar, los votantes reclamaban sobre la lentitud del proceso, ya que solo había una máquina electoral. Los periodistas estaban recogiendo esas denuncias.

Al momento de llegar el mandatario regional, una ciudadana se acercó a la autoridad del estado para expresarle su descontento y las necesidades de su comunidad en Vista al Sol. Este momento fue grabado por los trabajadores de la prensa.

«Minutos después de haber hecho la grabación, se me acercó un funcionario que se presentó como capitán Franco, junto con un jefe de la policía estadal, a pedirme que le mostrara el material que había recogido en mi teléfono. Me negué a hacerlo. Y le pidió a su compañero que me registrara por no hacerlo», explicó Jhoalys Siverio a Espacio Público. Lo mismo ocurrió con el periodista de El PitazoCarlos Suniaga.

Tras la insistencia e intimidación del funcionario, ambos periodistas se vieron obligados a borrar el material que habían recogido.

El mismo día pero en el estado Portuguesa, un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) intimidó a la corresponsal de El PitazoMariángel Moro, mientras cubría la jornada de elecciones del Psuv en el centro de votación Eduardo Chollet Boada, en la ciudad de Acarigua.

La periodista se dispuso a tomar fotografías del centro electoral para hacer referencia de cómo estaba el lugar. En el proceso, un efectivo militar le indicó que estaba prohibido registrar la jornada: «Al darme esa orden, le pregunté quién lo prohibía y por qué. Yo solo estaba cumpliendo con mi deber de informar. La persona simplemente me negó la posibilidad de hacer mi trabajo», explicó Mariángel Moro a Espacio Público.

También en el estado Táchira, un efectivo militar intentó borrar el material al periodista de la emisora Ecos del TorbesManuel Cardozo, cuando hacía cobertura de las primarias del Psuv.

«Estaba en el centro electoral y comencé a grabar hasta que un efectivo militar me dijo que no podía hacerlo, que tenían orden de que nadie lo hiciera» explicó Cardozo a Espacio Público.

El funcionario le indicó al periodista que se retirara del lugar, pero que antes debía eliminar el contenido que había recopilado: «El militar metió el dedo para borrarme el material, así que aparté el teléfono y me fui», detalló.

En Internet 

Atacan página web de ConviteEl miércoles 18 de agosto, la página web de la Asociación Civil Convite fue víctima de un ataque informático que la dejó inhabilitada.

«Informamos que nuestra página web está bajo ataque y por razones de seguridad fue suspendida por el proveedor del hosting, ya estamos tomando acciones evasivas y correctivas para enfrentar la situación #SomosConvite» explicaron en Twitter.

Luis Francisco Cabezas, director de Convite A.C. reveló en entrevista a Espacio Público que se generaron mensajes masivos desde la cuenta de la organización: «Se comenzaron a enviar 500 mensajes por minutos desde nuestra cuenta. Nuestros proveedores nos dijeron que eso es producto de un ataque y por seguridad de los servidores lo mejor era suspender la página».

En otro hecho, el sitio web de Qué pasa en Venezuela sufrió un ataque cibernético que la dejó fuera de línea, el martes 24 de agosto.

A través de un comunicado publicado a través de su cuenta de Twitter informaron que es la segunda vez en tres meses que reciben vulneraciones de este tipo.

Carolina Isava, directora del medio, explicó que el registro del proveedor arrojó que el ataque fue realizado desde Altagracia de Orituco, estado Guárico: «El hosting nos envió un reporte de más de 16 entradas en una misma dirección, por lo que se bloquea automáticamente la página, pero una vez que se bloqueó no se ha podido desbloquear. Por eso sabemos que es un ataque con intención».

No solo fueron ataques, también las fallas eléctricas afectaron las comunicaciones de los venezolanos este mes. El lunes 2 de agosto, un apagón impactó la conectividad de Internet cayendo un 24% en todo el país, según lo reportó el Observatorio Ve Sin Filtro a través de su cuenta en Twitter.

La falla eléctrica comenzó a ser reportada alrededor de las 5:30 pm en la ciudad capital, siendo más de 25 sectores los que se vieron afectados. Entre ellos están; Prados del Este, Chuao, San Bernardino, El Valle, Bello Monte, Autopista Caracas-La Guaira, El Cafetal, Santa Inés, Santa Fe, Maripérez, La Florida, Las Mercedes, La Candelaria, El Cigarral, Concresa, Quinta Crespo, El Paraíso y Caricuao.

Las entidades afectadas fueron: Distrito Capital, Vargas, Zulia, Apure, Miranda, Nueva Esparta y Falcón.

Diecisiete días después, Ve Sin Filtro informó que cinco estados presentaron nuevamente dificultades de conexión a Internet a causa de un apagón eléctrico registrado a las 8:00 am.

Mérida y Táchira fueron las regiones más afectadas, prácticamente desconectadas con apenas 11% de la conectividad normal. Otros estados también resultaron afectados en menor grado: Apure con el 45% de su conexión, Trujillo el 86% y Barinas con un 89%.

Contra las radios

El martes 3 de agosto, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) ordenó la salida del aire del programa Punto de Corte Radio, que se transmitía de lunes a viernes a través de la señal de Radio Fe y Alegría 1390 AM y 105.7 FM.

La información la dio a conocer su director, Nicmer Evans, a través de su cuenta en Twitter e indicó que seguirían transmitiendo vía streaming.

Johan Álvarez,  locutor del programa y también director de Punto de Corte, explicó a Espacio Público que en otras oportunidades la emisora había recibido amenazas de Conatel: “La primera llamada ocurrió el 14 de junio. Allí simplemente ordenaron cerrar el programa sin ninguna razón sustentable. No indicaron si era un problema con el conductor del programa, el nombre, el contenido, el portal de noticias”.

A pesar de esta situación, al no haber una razón suficiente que justificara la salida del aire, la coordinación de Radio Fe y Alegría, junto a Punto de Corte, llegaron a un acuerdo de regular el contenido y continuar con la programación sin notificarle a Conatel.

Otra emisora afectada por las violaciones a la libertad de expresión, esta vez de forma indirecta, fue Radio Fe y Alegría 620 AM, que transmite en Guasdualito, estado Apure.

La emisora quedó fuera del aire debido a que sujetos desconocidos robaron la malla de la antena radial que conectaba al sistema.

Juan Carlos Rosales, periodista y coordinador encargado de la emisora confirmó el robo a la radio y explicó a Espacio Público que el acto vandálico afectó el sistema de aterramiento para las descargas eléctricas: «los rayos normalmente caen en nuestra torre y pasan por el sistema de mallas para protegerlo y que la electricidad no afecte el transmisor», dijo.

 

2 comentarios en «Agosto: intimidación, censura y hostigamiento»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.