Opinión Consultiva de la CIDH: ¿Está planteada la Colegiación Obligatoria de periodistas?

Son varias las dudas que existen en relación con la Colegiación Obligatoria de periodistas. Respecto a este tema, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha determinado en su Opinión Consultiva N°5 los estándares internacionales relacionados a este planteamiento.

A continuación, podrás leerla:

Opinión consultiva N° 5 (1985)

Solicitada por Costa Rica

Pregunta: sobre la interpretación de los artículos 13 y 29 de la convención, en relación con la colegiación obligatoria de los periodistas y sobre la compatibilidad de la ley orgánica del colegio de periodistas de Costa Rica (N° 4420).

La ley establece la colegiación obligatoria de sus miembros para ejercer el periodismo; se plantea si dicho requisito tiene contradicción con los artículos 13 y 29 de la convención.

Consulta: ¿Está planteada la colegiatura obligatoria?¿Existe contradicción con la convención?

En el caso Schmidt, Costa Rica lo condenó a prisión por ejercicio ilegal de la profesión, basándose en la ley 4420. Dicha ley es reconocida por la convención.

Artículo 13: Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. Libertad de buscar, recibir, y difundir informaciones de toda índole, sin fronteras, por oral, escrito, impreso u otro procedimiento. El derecho no está sujeto a censura previa sino a responsabilidades ulteriores, sujetas a: 1) Respeto y reputación a los demás; 2) Protección de seguridad nacional, orden público, salud y moral pública; 3) No se podrá usar medios oficiales de comunicación como herramienta de censura previa.

Artículo 29: Ninguna norma de la convención puede interpretarse como: 1) Limitar el goce de cualquier derecho; 2) Excluir derechos inherentes al ser humano que se derivan de la forma democrática representativa de gobierno; 3) Excluir el efecto de la “Declaración americana de los derechos y deberes del hombre”.

RELE-CIDH condena restricciones arbitrarias de la Libertad de Expresión y de Reunión en Venezuela

El artículo 13 tiene dos dimensiones: por un lado, que nadie sea arbitrariamente impedido de manifestar su propio pensamiento, representando así un derecho natural; por otro lado, implica un derecho colectivo a recibir cualquier información. Esto implica también el derecho a recibir opiniones y noticias. Ambas dimensiones deben ser garantizadas simultáneamente.

Los medios de comunicación deben estar, entonces, abiertos a todos. Sin embargo, hay restricciones propias que no deben ignorarse (respeto, dignidad, etc.). El artículo 13.2 de la convención elimina la censura previa, salvo excepciones detalladas (espectáculos públicos con alusión a guerra, por ejemplo).

Una restricción a la libertad de prensa puede ser o no violatoria de la convención, según se ajuste o no a los términos en que dichas restricciones estén autorizadas por el artículo 13.2

Respecto a la colegiación obligatoria, éste es un modo normal de organizar el ejercicio del periodismo. Según la comisión, dicha colegiación no implica restricción al derecho, sino una reglamentación. Además, dicha colegiación persigue fines de utilidad colectiva vinculados con la ética y la responsabilidad profesionales; la Corte difiere con esto, argumentando que en realidad persigue el orden público.

La Corte, además, reconoce que la colegiación se basa en asegurar el orden público. Se entiende, además, el fin del bien común, asegurando el fortalecimiento de instituciones democráticas. Igualmente, al mismo tiempo deben garantizarse las mayores posibilidades de circulación de las noticias, ideas y opiniones, también el orden público, expresándose libremente y recibiendo información.

Espacio Público exige al Estado detener amenazas a funcionarios por ejercer derechos políticos

Asimismo, esto no plantea el propósito entre la ley y la convención. El problema surge del hecho de que el artículo 13 expresamente protege la libertad de “buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole… ya sea oralmente, por escrito o impreso…”. La profesión de periodista implica precisamente el buscar, recibir y difundir información. El ejercicio del periodismo exige, por tanto, que una persona se involucre en actividades definidas dentro de la libertad de expresión garantizada por la convención.

La Corte concluye que las razones de orden público que son válidas para justificar la colegiación obligatoria de otras profesiones no pueden involucrarse en el caso del periodismo, pues conducen a limitar de modo permanente, en perjuicio de los no colegiados, el derecho de hacer uso pleno de las facultades que reconoce el artículo 13 de la convención, lo cual infringe principios primarios del orden público democrático.

El bien común, en realidad, reclama la máxima posibilidad de información y es el pleno ejercicio del derecho a la expresión lo que la favorece.

Entonces no es compatible con la convención la ley de colegiación de periodistas que impida el ejercicio del periodismo a quienes no sean sus miembros del colegio y limite el acceso de este solo a los graduados universitarios. Contendría restricciones a la libertad de expresión no autorizadas por el artículo 13.2 de la convención y violaría el derecho de las personas a buscar, recibir información y transmitirla, como el derecho colectivo a recibirla.

Tribunal Militar ordena recluir a periodista en Ramo Verde

Respecto a si hay contradicción de la ley 4420 con la convención, la Corte observa que según esta (la ley), no se requiere la colegiación para actuar como comentarista o columnista, permanente u ocasional, remunerado o no. Tal disposición presupone que hay libre circulación de ideas y opiniones. Sin embargo, la Corte considera que la búsqueda y difusión de información no cabe dentro del ejercicio autorizado por la ley 4420.

La Corte es de opinión:

Que la colegiación obligatoria de periodistas, en cuanto impida el acceso de cualquier persona al uso pleno de los medios de comunicación social como vehículo para expresarse o para transmitir información, es incompatible con el artículo 13 de la convención.

Que la ley 4420, del colegio de periodistas de Costa Rica, en cuanto impide a ciertas personas pertenecer a dicho colegio y, por consiguiente, al pleno uso de los medios de comunicación social como vehículo para expresarse, es incompatible con el artículo 13 de la convención.

Puedes consultar el documento oficial acá: http://goo.gl/IPCtEs 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *