Informe 2014: Situación del derecho a la libertad de expresión e información

El año 2014, documentamos 350 casos con 579 denuncias de violaciones a la libertad de expresión, el mayor número desde el año 2002. El aumento de los casos denunciados y documentados con violaciones al derecho humano a la libertad de expresión es un síntoma que muestra la voluntad de informar de algunos sectores de la sociedad y la política represiva del Estado venezolano ante esa disposición. El incremento de los casos es la ratificación de una política pública sistemática de hostigamiento a la realización de este derecho. Es un indicador también de la calidad de la institucionalidad pública venezolana en relación a las características democráticas del modelo político y las posibilidades reales de solventar los graves problemas que enfrenta la sociedad. El cambio presidencial ratificó la continuidad de esta política contra quienes pretenden mantener una posición crítica. Las variaciones registradas apuntan a un carácter más regresivo. En el año 2014 se registró un mayor número e intensidad de alocuciones públicas en contra de medios y periodistas y una mayor actividad en los tribunales con casos que procuran castigar las expresiones. Un eje de la represión estaba asociado a los temas económicos por la relevancia que tuvo estos temas para el conjunto de la sociedad. Esconder los datos de la realidad era la estrategia para enfrentar los problemas emergentes. Ocultar los datos y también las filas en los centros de abastecimiento era una política para esconder las consecuencias de la política económica. La opacidad alcanzó cotas máximas al ocultar datos relevantes para la vida económica de la nación. El Banco Central de Venezuela (BCV) dejó de publicar regularmente los datos detallados de inflación. Ello reduce la posibilidad de escrutinio de la sociedad de la gestión económica del gobierno. El gobierno de Nicolás Maduro Moros continuó igualmente la política de redefinición de la estructura de propiedad de medios favoreciendo la concentración en sectores coincidentes con los objetivos de la élite política gubernamental. Ello redujo sustantivamente las opciones informativas para las audiencias y lectores. Disminuyó el pluralismo, arrastró consigo otros serios problemas para los periodistas quienes sufrieron atropellos por intentar informar como lo hacían en esos medios. Una pretensión recurrente de algunos gobiernos es pretender monopolizar o arbitrar la construcción de sentido en la sociedad, como si ello implicara la redefinición de los hechos cotidianos. Ello resulta viable si existen elementos concretos que hacen verosímil el discurso. En el modelo político venezolano es improbable aceptar la imposición de las ideas en un contexto de crisis económica con serias limitaciones para el acceso a los alimentos básicos y medicinas; altas tasas de inflación; graves problemas de inseguridad ciudadana y con menos políticas compensatorias que mitiguen el impacto de estos problemas estructurales. La relación entre las garantías del derecho humano a la libertad de expresión y la realización de otros derechos tiene un nudo indivisible que configura la matriz que define las posibilidades de una sociedad para la construcción de soluciones ante los desafíos que enfrenta. A mayores garantías en el respeto, protección y satisfacción para la libertad de expresión, mayores son las posibilidades para que efectivamente se puedan debatir en la sociedad: los diagnósticos, las políticas públicas y sus resultados. Este balance anual reitera la voluntad de la sociedad de buscar animosamente información que dé cuenta de sus problemas, el debate de las consecuencias y las posibles opciones de superación. Al mismo tiempo, muestra el despliegue de una política pública que se coloca de espaldas al respeto de la diversidad, los valores e institucionalidad democrática y el respeto integral de los derechos humanos. Es una minuta sobre el pulso entre sectores democráticos de la sociedad y el poder enquistado que se niega a cumplir sus obligaciones constitucionales.

Carlos Correa

Espacio Público demanda al CNE por no celebrar elecciones regionales en 2016

Revise también

GNB a periodista: si no nos gusta el reportaje estás fichado con nosotros

En la estación de servicio Los Mangos, en La Florida, en Caracas, el periodista Luis …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *