Héctor Faúndez: “la libertad de expresión es la herramienta que hace que funcione la democracia”

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

En el marco del ciclo de charlas sobre libertad de expresión, el jurista y miembro de número de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales, Héctor Faúndez reflexionó sobre la vinculación de este derecho con la democracia.

El Doctor Faúndez explicó que la expresión es el discurso de cualquiera de nosotros. Insistió en la importancia de la palabra, que hablada o escrita es una herramienta poderosísima especialmente en el ámbito político.

Además de la palabra, también hay otras formas de expresión, entre ellas las expresiones artísticas o la música. Faúndez citó el ejemplo del profesor Francés que por mostrar una fotografía de Mahoma fue asesinado, o el caso Charlie Hebdo que por la publicación de una caricatura fue atacado a tiros dejando un saldo de 12 personas muertas.

“Incluso las conductas expresan, como es el caso de la quema de la bandera, o de la fotografía del tirano, cualquier hecho que simbolice lo que se quiere expresar”.

Fundamentos de la libertad de expresión

Faúndez seleccionó distintas corrientes que explican los fundamentos de la libertad de expresión, la del desarrollo personal, la del crecimiento económico y la que establece que es una herramienta para ejercer la democracia.

La tesis del desarrollo personal sostiene que si permitimos la libertad de expresión, vamos a ser mejores seres humanos.

Explicó que la segunda teoría habla sobre las razones por las cuales la libertad de expresión sirve para impulsar el crecimiento económico. Establece que nuestras sociedades pueden desarrollarse si garantizamos la libertad de expresión.

Citó un ejemplo de un economista hindú que sostiene que no conoce ni un solo país que haya libertad de prensa y exista hambruna. Apunta que si hay libertad de expresión, no habrá hambre y habrá crecimiento económico.

La tercera tesis establece que la libertad de expresión es la forma de cómo nos autogobernamos y está íntimamente vinculada a la democracia. «No puede haber democracia sin libertad de expresión», dijo.

Problematización de estas teorías

“Si nosotros tuviéramos en cuenta únicamente el desarrollo personal, la libertad de expresión nos permite elegir qué libro tendré en la mesa de noche, que programa de TV quiero ver, qué película voy a ver, me permitirá ir a un mítin político de la persona que prefiera. Tiene que ver con la libertad de conciencia y nos lleva a otra dimensión de la libertad individual como es la vida privada”, expresó durante la charla.

La libertad de expresión se define como la libertad de buscar, recibir y difundir información de toda índole.

“Si el propósito de la libertad de expresión es hacernos mejores, hacernos crecer en lo personal eso puede traernos problemas si nosotros queremos transmitir y comunicar es pornografía, lenguaje xenófobo o lenguaje de odio, eso no debería estar permitido por la libertad de expresión”.

Si lo que sirve de fundamento en la teoría del desarrollo que dice que nuestros países van a crecer gracias a la libertad de expresión, por supuesto que eliminará a todo aquello que no sume al desarrollo económico.

Seguro impedirá que el pastor o el predicador vaya por las calles divulgando un mensaje religioso, esto no estaría protegido porque no justifica el fin de la libertad de expresión porque no aporta nada al crecimiento económico. Por eso, Faúndez considera que esta teoría tiene huecos.

Sin embargo, la teoría de la libertad de expresión como herramienta política, desde luego que tiene un espacio importante en nuestras vidas porque de alguna forma nos permite participar en la discusión de las políticas públicas.

“Probablemente no somos nosotros los tomadores de decisión, pero sí podemos discutir si las medidas que se están adoptando son las correctas o son excesivas, e impiden que nosotros podamos controlar al gobierno, si las acciones son suficientes”.

El hecho de que la libertad de expresión tenga como fundamento que sirva como herramienta del proceso político, lleva a incidir en otros derechos, como por ejemplo, el derecho a la manifestación.

Recordó a un escritor que asegura que “la calle es la imprenta del hombre pobre”, porque el hombre rico para pagar una nota en el periódico para expresar sus ideas, sin embargo, la calle siempre será una herramienta para expresarse por medio de la manifestación pacífica, por eso ese derecho está protegido como libertad de expresión.

Insistió en que la libertad de expresión tiene como fundamento garantizar la forma de cómo nos autogobernamos, el ejercicio de la democracia, eso incluye no solo buscar, recibir y difundir información común, sino a acceder a información de la gestión del gobierno.

«Que no se nos mienta sobre las cifras, los tratamientos, la ruta de contagio y las formas de combatir el virus, el covid-19 es un tema público y como tal debe estar a disposición de todos», señaló.

La libertad de expresión nos permite hacer contraloría

Faúndez insistió que información sobre la gestión pública debe ser pública, no se puede ocultar o censurar y que todos los ciudadanos tienen derecho a acceder a esa información en el momento que lo disponga.

Incluso viendo la libertad de expresión como herramienta del proceso político hay temas en los que está permitido restringir, no limitar. Se trata de lo referente a la seguridad del Estado y orden público.

La teoría de la búsqueda de la verdad permite indagar. Nos da base para buscar información veraz. Establece que el Estado debe garantizar el acceso a tanta información e ideas como sea posible y es ese libre acceso a la información lo que nos permite acceder a la verdad.

La situación Venezuela

Para el académico, la situación del país en materia de libertad de expresión ha venido empeorando con la creación de distintos mecanismos jurídicos aprobados con la única intención de restringir y limitar el acceso a la información.

Aseguró que «la persecución a periodistas es una escalada más del régimen de Maduro, a quien no le basta con ocultar y negar la información sino que detiene, persigue y acosa a quien la difunde», dijo.

Destacó que en el caso de Roland Carreño, busca la inhibición del resto de los periodistas, situación que afecta directamente el flujo de información porque disminuyen las opciones.

«Es cierto que sigue habiendo represión, igual que antes y a lo mejor hasta más, pero es producto del miedo de saber que su cabeza tiene una recompensa y que son señalados de cometer crímenes de lesa humanidad».

Recordó que para los crímenes de lesa humanidad no hay inmunidad, que los responsables de los crímenes contra derechos humanos recibirán su castigo en su momento.

«No olvidemos que una de las 66 recomendaciones que hizo la Comisión de Verificación de Hechos es que los Estados nacionales realicen acciones de acuerdo a su legislación en relación a los hechos que se relatan en ese informe».

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.